De la nacionalización a la industrialización (Editorial)

Editorial / Cambio (La Paz) - Bolivia ha fortalecido los programas económicos para pasar de la nacionalización a la industrialización de los hidrocarburos a fin de que no solamente se realicen las operaciones de exploración y/o explotación, sino ingresar en procesos en los que se produzcan derivados del petróleo y del gas.

En ese marco, el presidente Evo Morales ha destacado ayer el avance de la  planta de procesamiento de gas en el campo de Margarita.

Recordó lo que sucedía en el pasado, entre 1985  y 2005, en el sector de los hidrocarburos por la política poco seria y comprometida de las entonces autoridades, sin velar por los verdaderos intereses del pueblo.

Dijo que, en ese entonces, la renta petrolera era de 300 millones de dólares anuales, que hoy ha subido a 5.000 millones porque antes las empresas transnacionales se llevaban el 82 por ciento de los recursos, dejando solamente el 18 por ciento en el país.

Mientras que hoy es al revés, es decir, Bolivia se queda con el 82 por ciento y deja solamente el 18 por ciento a los privados para que tengan rendimientos sobre las inversiones que puedan realizar, tanto en exploración, como en explotación, pero bajo la tuición del Estado, que es el verdadero dueño de los recursos naturales.

En el pasado, los gobiernos neoliberales enajenaron los recursos naturales y entregaron al mejor postor las empresas estatales, y a precios de gallina muerta, mientras que ahora es el Estado el que vigila el patrimonio y, en el caso de los hidrocarburos, ha fortalecido a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), que pasó de ser una empresa residual a la principal protagonista del desarrollo por los recursos que obtiene por las exportaciones y que son distribuidos entre todos los ciudadanos.

Para lograr esos resultados a favor del pueblo, el Gobierno del presidente Evo Morales ha nacionalizado los hidrocarburos en mayo de 2006 para que los recursos petroleros estén bajo el control del pueblo a fin de que sea el principal beneficiario.

Ello no ha significado que algunas de las empresas petroleras extranjeras se retiren de las operaciones o suspendan las inversiones en Bolivia, sino prosigan en otras condiciones bajo la obligación de actuar como socios, jamás como patrones, como sucedía en el pasado neoliberal.
BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Lo más...

  • Reciente

  • Leído (7 días)