Todo por falta de una Ley de Hidrocarburos

Boris Gómez Úzqueda* - La colección de conflictos sociales, económicos y políticos de ésta administración tiene por origen –entre otras cosas- en la ausencia de políticas, reglas y legislación clara en todos los aspectos de la vida económica del país. Esto ocurre con Hidrocarburos.

Como no han logrado redactar, deliberar ni menos aprobar una nueva LH en seis años de administración estatal, no sólo se vinieron abajo las inversiones externas sino que también aparecieron problemas referidos “campos conectados”, distribución y redistribución de regalías e IDH y una serie de temas que podrían evitarse.

A mi entender no existe conflicto entre Chuquisaca y Tarija. Todo lo contrario la incapacidad de los dirigentes del Estado central ha ocasionado éste impasse respecto del campo petrolero Margarita.

Existe la propuesta oficialista de conformar una “Comisión Técnica Mixta Multidisciplinaria Interdepartamental” entre Tarija y Chuquisaca para que “ambos Departamentos puedan definir las reglas claras del Estudio, revisar la consultoría y los resultados del Estudio del campo Margarita”, es una jugada política que lo único que pretende es alargar un conflicto y provocar desencuentros entre departamentos hermanos.

Se debe dejar claramente establecida que por regla de la Constitución las regalías no pueden ser “negociadas” ni “pactadas”, adicionalmente Margarita fue desarrollado (explorado, explotado) y generó regalías antes del ingreso en vigencia de la LH 3058 misma que para efectos actuales no puede aplicarse en retroactivo nada menos que para modificar el status legal del campo.

Con relación a la selección de la compañía consultora a cargo del estudio estructural geológico del campo, algunos tienen buenas opiniones de la misma, sin embargo el procedimiento de contratación está siendo cuestionado.

Ante ello debe empezarse de cero. No corre apuro. Como no hay nueva LH no podemos dar pasos en falso con temas delicados como éste.
En la próxima LH debe haber, sin duda, un capítulo especial sobre “campos” “reservorios” compartidos entre provincias, departamentos etc., siguiendo el modelo del derecho internacional.

El “callejón sin salida” fue provocado, generado y alimentado por los enemigos de Tarija y los enemigos de Chuquisaca. A Tarija le derribaron su gobernador y a Chuquisaca le provocaron las muertes de “La Calancha”. La cosa está clara: los enemigos no están ni en Tarija ni en Chuquisaca, sino todo lo contrario: están urdiendo planes para cooptar las regiones productoras, quitarles sus ingresos y someterlas a un nuevo “proceso” interno de neocolonialismo.

Tarija es la principal productora de gas de Bolivia y una de las principales del Continente. Chuquisaca, de igual manera, es un estado (departamento) productor de petróleo y con serias posibilidades de ser también gran productor de gas natural.

Siempre hemos observado que debe haber tres estudios técnicos geológicos, físicos y con herramientas tecnológicas capaces de dar luces sobre la composición estructural morfológica del campo en cuestión –y de todos, en general- mismos que sólo deben ser como elemento de estudio y no así conclusivo ni definitivo en tanto en una nueva LH no se establezcan los parámetros de delimitación/unitización de campos/reservorios.
Los estudios deben realizarse de manera separada por tres compañías que no tengan relación comercial entre sí.

Los estudios tendrían que desarrollarse siguiendo parámetros legales establecidos en una legislación previa, en una NUEVA Ley de Hidrocarburos, de manera que no sería de mal gusto postergar éste tema posteriormente a una nueva legislación energética.

De todas maneras, y si quieren “apurar” el asunto debe haber un “reglamento” transitorio especial para el referido tema Margarita no obstante no tiene el respaldo de una nueva Ley de Hidrocarburos, sino que buscará únicamente solucionar éste tema. Para darle “legalidad”, tiene que redactarse con carácter excepcional y único para éste asunto y tener vigencia limitada.

Además que en la redacción de éste “reglamento transitorio” deben concurrir una comisión de técnicos notables designados por ambas partes a sugerencia de la sociedad civil de Tarija y Chuquisaca, respectivamente, no ser nombrados ni impuestos por el poder Ejecutivo. Y en ella podrían haber cinco personalidades designadas por cada región. Si pesare alguna tacha sobre alguno de ellos quedará automáticamente marginado. Una vez que haya sido redactado el reglamento transitorio, ser aprobado sin mayor observación por la estatal petrolera.

Eventualmente las partes podrían nombrar un trío de árbitros dirimidores internacionales que sean quienes emitan su opinión técnica sobre las conclusiones de los estudios de las compañías consultoras.

Dada la característica sui generis del caso presente, el estudio (los tres) serían considerado únicamente como elemento de información, más no conclusivo. Y a partir de los resultados allí escritos las regiones involucradas en éste impasse sentarse en una mesa de caballeros para llegar a conclusiones que no dañen sus intereses regionales ni los nacionales. Y que las conclusiones a las que arriben tanto las partes como los árbitros sean –a posteriori- base de sustentación para considerar en futuros reglamentos de “campos” o “reservorios” compartidos en territorio nacional.

Los dirigentes estatales mostraron desinterés, y ávido interés a favor de una región, y finalmente no pueden solucionar éste tema.
La palabra la tiene la sociedad civil de Tarija y Chuquisaca.

* Analista en Hidrocarburos, consultor del sector privado
BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Lo más...

  • Reciente

  • Leído (7 días)