En tres años Bolivia facturará $us 4 mil millones por comercialización de hidrocarburos

Ayer, el experto en hidrocarburos y actual presidente de YPFB Transporte, Crhistian Inchauste, presentó el libro “Hacia una política de industrialización del gas en Bolivia”, en el cual detalla en cifras el crecimiento económico generado por el sector hidrocarburos, que en los siguientes tres años puede alcanzar a 4 mil millones de dólares. “La industrialización debe ser una política de Estado permanente en Bolivia”, dijo.

El coloquio sobre la industrialización del gas, comenzó ayer en la ciudad de Santa Cruz destacando los amplios beneficios que obtendrá Bolivia si logra ingresar de lleno en la era del gas.

Ante más de un centenar de representantes de instituciones públicas y privadas del sector energético, Christian Inchauste, el autor de la investigación, mostró que la industrialización del gas comenzará a sacar a Bolivia de su situación de monoproductor de materias primas y consolidará al país como el eje energético del Cono Sur, además de permitirle mejorar su economía, la calidad de vida de su población y un mejor perfil externo.

La industrialización del gas marca un hito para iniciar una segunda etapa en el sector hidrocarburos después del proceso de nacionalización, toda vez que es un complemento de la cadena productiva del sector energético que generará mayores divisas al país y complementará a la exportación.

Esta fue una de las conclusiones que realizaron expertos en el tema del gas sobre la presentación del libro “Hacia una política de industrialización del gas”, del autor Christian Inchauste, evento realizado en el hotel Camino Real de Santa Cruz.

Ante las preguntas sobre el financiamiento para ejecutar los proyectos de industrialización del gas metano y etano, argumentó que se maneja una cartera que asciende aproximadamente a 4 mil millones de dólares, que incluye los proyectos de las termoeléctricas a gas, la planta de gas a líquido (GTL) y el complejo urea – amoniaco de Bulo Bulo.

Además, añadió la posibilidad de relanzar la petroquímica de Puerto Suárez con la firma brasileña Braskem, un emprendimiento que representa cerca de 2 mil millones.

ESCALA MUNDIAL


Inchauste resaltó que a escala mundial el gas boliviano es considerado como “dulce” por su bajo contenido en sulfuro y gas ácidos, que son elementos más contaminantes de este hidrocarburo, cuyos aspectos los desarrolla científicamente en el libro, con el fin de abrir debates sobre los alcances económicos que conllevará su industrialización, y que no sea sólo un simple negocio o tema de agenda de campañas políticas.

“De ello depende que Bolivia alcance el desarrollo de su base material y la satisfacción de las necesidades básicas en temas de educación, salud, infraestructura, empleo, crecimiento, deportes y esparcimiento de las bolivianas y bolivianas”, señaló Inchauste.

INGRESOS


En la exposición, Inchauste resumió que manteniendo esta coyuntura favorable, adelantó que en tres años Bolivia facturará más de 4 mil millones de dólares al año sólo por la venta de hidrocarburos.

Una de las principales propuestas fue diseñar una Ley de Hidrocarburos que permita tener proyectos a largo plazo, y en la misma evitar errores estratégicos como el artículo 87 de la actual Ley 3058, que “no refleja las prioridades de la nueva Constitución Política del Estado, ni las necesidades económicas ni tecnológicas de Bolivia”.

En este sentido, los expertos en hidrocarburos Sebastían Daroca, Carlos Delius y Justo Zapata, coincidieron en criticar los alcances a los que no pudo llegar la Ley 3058. “Bolivia cuenta con un mercado potencial para la industrialización del gas como materia prima para producir polietileno, además de la demanda para exportarlo a países del Cono Sur, motivo por el cual cada cinco años se requiere una planta nueva en la región para abastecer el mercado de la región”, dijo el destacado especialista energético.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Evento Recomendado

Lo más...