En quince años Bolivia dejará de producir petróleo

En un plazo de 15 años Bolivia dejará de producir petróleo, pese a que se estima que la demanda de hidrocarburos casi se triplicará respecto de la situación actual.

Esa situación está consignada en el Plan de Inversiones de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), explicó la analista en Hidrocarburos Célica Hernández, de la Fundación Jubileo.

La información oficial de YPFB señala que, este año, la demanda de crudo es de casi cien millones de barriles por día, frente a una producción de 50 millones de barriles (se produce la mitad).

Para el año 2014 se estima que se producirán casi 85 millones de barriles, cuando se prevé que la demanda estará en 125,48 millones de barriles. Según la proyección ese será el año pico en producción de crudo nacional, pues de ahí en adelante empezará a declinar. El año 2024 será de sólo 20 millones de barriles frente a una demanda de 226 millones y el año 2025 la producción nacional será de sólo 13 millones en tanto que la demanda crecerá a más de 230 millones.

“Es preocupante, el año 2026 vamos a producir el cinco por ciento del petróleo que vamos a necesitar para cubrir la demanda nacional.

Eso nos está diciendo que el 95 por ciento del petróleo será importado, porque los campos que tiene Bolivia son productores de gas natural y no tanto de líquidos y peor de crudo pesado de donde vamos a obtener líquidos y otros derivados”, explicó la experta.

Agregó que el plan de inversiones de YPFB incluye la instalación de una nueva refinería que va a tener capacidad de procesamiento de 30.000 barriles por día y se la ubica en occidente. Podría estar en La Paz o en Oruro.

La especialista Hernández señaló que la ubicación de la nueva refinería en occidente tiene sentido porque actualmente el diesel y gasolina que se importan vienen de Chile y Venezuela, por puertos de Perú o Chile. En Arica ya se instalaron plantas de almacenaje de líquidos que guardan el diesel que se importa.

“Pero la idea es dejar de importar diesel, gasolina, GLP e importar hidrocarburo (petróleo) para obtener en el país otros derivados, como el jet fuel, el diesel y la gasolina. El plan de inversiones nos está mostrando esa realidad en un futuro próximo”, señaló Hernández.

Añadió que parte de la política de Gobierno es cambiar la matriz energética hacia el gas natural, para dejar de utilizar diesel, gasolina y gas licuado de petróleo.

Recordó que la producción nacional de diesel proviene del petróleo de campos marginales. “Mantener estos pocos es costoso y se han establecido algunos incentivos para campos marginales y pequeños. Se da un incentivo de unos 13 dólares por barril para evitar que los pozos sean cerrados”.

Recordó que en el proceso de capitalización se priorizó la exportación de hidrocarburos porque a ninguna empresa privada le interesaba abastecer el mercado interno debido a que no era tan rentable como exportar gas natural.

“En ese sentido los ductos para transportar gas dentro del país no han sido suficientes, no se tuvieron planes de ampliación de la capacidad de transporte para abastecer el occidente y ahora el Gobierno tiene que ampliar las capacidades de transporte para el cambio de la matriz energética”, explicó.

El precio internacional supera los $us 70

El precio interno del barril de petróleo está congelado, desde el año 2004, en 27 dólares, en tanto que el precio internacional supera los 70 dólares. Toda importación de petróleo o sus derivados, significa una subvención estatal en esa proporción.

Esa situación fue explicada a OPINIÓN por la analista en Hidrocarburos Célica Hernández, de la Fundación Jubileo, institución de la Iglesia Católica especializada en temas económicos.

“Lo que va a hacer Yacimientos es comprar a más de 70 dólares y vender el mismo barril, en el mercado interno, en 27 dólares. Ese no es un negocio rentable pero está dentro de la política de abastecimiento del mercado interno que, por más costosa que sea, se la tiene que cumplir”.

Agregó que cuando se lee el plan de inversiones de YPFB, se concluye que con los productos derivados y el petróleo reconstituido que se exporta la subvención disminuye un poco. Recordó que hay departamentos como Cochabamba, segundo productor de petróleo en el país, que han reclamado que se le pague las regalías a precio interno (27 dólares), cuando a Tarija se le paga el gas natural a precio internacional (más de 70 dólares para el cálculo en base a una canasta de hidrocarburos).

Esa situación se explica porque el petróleo de Cochabamba se destina al mercado interno en tanto que el gas tarijeño va al Brasil y a la Argentina. “Ahora la preocupación debería ser el destino que se dará a la renta petrolera que se está recibiendo. En algunos años ya no vamos a tener petróleo, debemos preocuparnos por invertir adecuadamente la renta que recibimos para que no nos pase como a Potosí que ahora es el departamento con más altos niveles de pobreza”.

“Uno de los enfoques debe ser cómo invertimos, exigir que los ingresos se inviertan en un patrón de desarrollo productivo sostenible”, añadió.

La especialista en Hidrocarburos recordó que el congelamiento interno del precio del barril de petróleo se arrastra desde el año 2004, cuando había fluctuaciones que afectaban el precio final de los combustibles. Se congeló el barril en 27 dólares y, con IVA, llega a 31,16 dólares.

“Ese es el precio al que compran las refinerías para refinar, eso paga YPFB para refinar y, con ese precio tenemos una cadena que al final llega a 3,72 el diesel y 3,74 la gasolina.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Lo más...

  • Reciente

  • Leído (7 días)