Explotación del Mutún avanza con contratiempos y problemas

2009-10-04 08:08:58
Un avance a paso de tortuga. Eso es lo que se ve en el desarrollo de la explotación del yacimiento ferroso del Mutún, tanto en la recuperación del mineral como en el proceso de entrega de la tierra del área concesionada, pues siguen con contratiempos y dificultades.

En el cerro mismo, la empresa ajdudicataria, Jindal Steel Bolivia, no ubicó un solo lugar de explotación, sino que de manera selectiva tiene boquetes de explotación diseminados por varios sitios de la parte superior, donde está la concentración más pura de hierro.

Esto no agrada al ministro de Minería, Luis Alberto Echazú, quien hizo una inspección el viernes en compañía del nuevo tercer presidente de la Empresa Siderúrgica Mutún (ESM), Sergio Alandia.

De acuerdo con el Ministro, Jindal debe respetar el contrato de riesgo compartido en el que se establece que la explotación debe realizarse recuperando un 30 por ciento de mineral secundario (eluvial) y un 70 por ciento de material primario (con impurezas).

La adjudicataria debe mezclar ambos materiales y limpiarlos con agua para obtener un metal más puro, aunque ese trabajo no ha comenzado.

Para el indio S.K. Rai, asistente de la Vicepresidencia de Jindal Bolivia, el proyecto no tiene retrasos, pues argumenta que hay un proceso integral de desarrollo de todo el complejo minero, y es lógico que al inicio no se vean grandes adelantos.

Citó el caso de la construcción del camino Mutún-Puerto Busch, que, según dijo, avanzó 120 kilómetros de un total de 137. Sin embargo, Rai no mencionó los problemas que Jindal tuvo con la constructora Vastok, que días atrás paralizó los trabajos porque no le habían pagado por avance de obra.

El responsable de las operaciones mineras de Jindal, D.N. Parida, señaló que este problema es un asunto que está por solucionarse.

Aparte de estas dificultades, sigue latente el problema de la tierra, pues aún no se ha resuelto la demanda de tres haciendas ganaderas, Ongole, Campiña Grande y San Antonio, que presentaron una impugnación a la resolución del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), que les recorta sus posesiones.

Juan Carlos Rojas, director del INRA, mencionó que una de esas tres propiedades había desistido de la demanda.

Aseguró que con el saneamiento de 6.000 hectáreas, Jindal no tiene mayores obstáculos para la explotación.

Este criterio no es compartido por D.N. Parida, quien sostuvo que en los papeles está la tierra, pero en los hechos siguen los ganaderos con sus vacas en la zona y hay gente que vive en las cercanías.
BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Lo más...

  • Reciente

  • Leído (7 días)