20Abril2014

Artículos

Subvención al diesel (Editorila)

2008-11-13 07:14:46
Han causado sorpresa las revelaciones del presidente interino de Yacimientos Fiscales Bolivianos sobre los montos que destina el Tesoro General de la Nación para subvencionar la importación de diesel.

Los mismos son muy altos, lo que demuestra que el Gobierno, al igual que los regímenes anteriores, está cayendo en el paternalismo estatal que no es beneficioso para el país, porque se está afectando al patrimonio de todos los bolivianos para favorecer a transportistas y agropecuarios que requieren ese energético, los primeros para trasladar pasajeros y carga y los segundos para la producción de artículos considerados de primera necesidad. Esa subvención es para cubrir necesidades que no se las puede ignorar. Llama la atención la falta de una política hidrocarburífera para llevar adelante tareas de prospección y exploración de yacimientos donde se pueda encontrar petróleo, siendo uno de sus derivados el diesel, cuya producción no abastece el consumo interno. Algo similar puede ocurrir con la gasolina, si no se realizan los trabajos para garantizar el abastecimiento nacional.

Según su presidente interino, YPFB compra el litro de diesel en el exterior a 11.75 bolivianos y lo vende a Bs. 3.72, con una diferencia de 8.03 bolivianos, es decir que la subvención es de 68 por ciento. Pero la subvención estatal no favorece en su integridad a todos los bolivianos que requieren de este combustible, porque gran parte del mismo sale de contrabando a países vecinos donde su precio es cuatro veces más del vigente en territorio boliviano. Esta práctica ilícita viene de hace muchos años y los gobiernos pasados no solucionaron el problema. La actual administración gubernamental, pese a contar con normas para evitar la fuga de combustibles al exterior, sobre todo subvencionados, tampoco hace mucho, porque al parecer no cuenta con profesionales entendidos en el tema y que pueden por lo menos ejercer un mejor control, lo que ayudaría a evitar el desabastecimiento en el interior de la República.

El propio Presidente de la República dijo que YPFB deja que el combustible salga hacia los mercados de países vecinos, por una red de corrupción que en los próximos días sería revelada. Se espera que sean identificados los comprometidos y sancionados, para que no sea un simple anuncio para distraer la atención de la población. Se responsabiliza a YPFB de ser responsable de la salida de los hidrocarburos al exterior, porque los encargados de la distribución sobredimensionan las entregas que requiere una determinada población. Por ejemplo una comunidad de 100 familias requiere 200 garrafas de GLP al mes, sin embargo los distribuidores les asignan 4 mil garrafas, por lo que las que sobran son trasladadas a poblaciones y comarcas cercanas a la frontera, donde se las negocia por cuatro veces más el precio que rige en Bolivia.

También el presidente interino de YPFB reconoció que la empresa que preside no puede solucionar el desabastecimiento de hidrocarburos en el territorio boliviano por el descenso de la producción y que haciendo los máximos esfuerzos este problema podría ser solucionado el próximo año. Así dicha autoridad ha reconocido la incapacidad de la empresa fiscal del petróleo porque no se realizaron inversiones en los dos años y nueve meses de gobierno y más de dos años de la nacionalización de empresas que operaban en el país. De nada sirven las lamentaciones porque no solucionarán el desabastecimiento de energéticos derivados del petróleo, por el contrario, se agudiza la falta de diesel, gasolina y gas licuado de petróleo.

Como todas las críticas están dirigidas a YPFB, los superintendentes de Empresas y el de Bancos y Entidades Financieras plantean una mayor calidad en la contratación de los empleados de esa y otras empresas del Estado, para fortalecer a la empresa fiscal del petróleo, donde no se tiene que regatear los salarios si se quiere contar con excelentes profesionales. Lo que sucede en el territorio nacional en materia de hidrocarburos es por la falta de inversiones para desarrollar trabajos e incrementar la producción nacional, por lo tanto el Ejecutivo debe conseguir recursos para desarrollar la actividad hidrocarburífera. También se tiene que aplicar medidas para evitar el contrabando de hidrocarburos, con un control efectivo tanto a los distribuidores como a los comercializadores, cumpliendo los Decretos 29158 y 29753, relacionados con el control a los hidrocarburos y sanciones a los especuladores y contrabandistas de esos energéticos.