24Abril2014

Artículos

Gobierno anuló la prohibición del uso de GLP en autos y postergó la conversión

2009-04-01 06:23:11
Un decreto emitido en 2007 sólo hace referencia a que los talleres de conversión a GLP no están autorizados. El Gobierno formará dos comisiones que analizarán el tema de vehículos con GLP y la conversión.

El Poder Ejecutivo anuló en 2007 la prohibición del uso de garrafas de gas licuado de petróleo (GLP) en los vehículos, lo que provocó un vacío legal sobre su control. En tanto que la conversión de los motorizados a gas natural vehicular (GNV) debía comenzar a inicios de este año, pero no avanzó por la falta de un reglamento.

Mediante el Decreto Supremo 28380, emitido el 5 de octubre de 2005, el ex presidente Eduardo Rodríguez Veltzé prohibió la circulación de motorizados que utilicen botellones de GLP como combustible y ordenó a la Policía Nacional velar por el cumplimiento de esa medida con la retención del coche y la destrucción del kit de conversión, en presencia de la Superintendencia de Hidrocarburos.

Sin embargo, esa disposición no llegó a aplicarse por la oposición de los transportistas.

Dos años después de la vigencia de esa norma, el presidente Evo Morales y sus ministros aprobaron otra disposición, la número 29158, del 5 de junio de 2007, que anula la prohibición que existía sobre la circulación de vehículos que utilicen garrafas de GLP y sólo hace referencia a que no existe autorización para el funcionamiento de talleres de conversión de vehículos a gas licuado de petróleo.

El viceministro de Transportes, José Kinn, reconoció el vacío en la norma. “Es un fenómeno que se ha generado en los últimos años, que no está normado, está fuera de norma y consiguientemente es un trabajo clandestino”.

La autoridad remarcó que si bien no hay una norma que prohíba la circulación de motorizados a GLP, tampoco hay una disposición que lo autorice. “No vamos a promover la regularización ni la reglamentación de ese uso, porque la línea es que se utilice el GNV”.

El Viceministro precisó que aunque no exista una normativa expresa, las superintendencias de Hidrocarburos y de Transportes deben ejercer ese control, pues son ellas las que velan por la seguridad de los usuarios.

El superintendente de Transportes, Wilson Villarroel, aclaró que no cuenta con el personal para esa verificación y que la supervisión le corresponde a la Policía.

Sin embargo, la inseguridad que brindan ese tipo de vehículos a los usuarios quedó al descubierto el lunes 30, cuando un micro de la línea 15 del Sindicato Eduardo Avaroa se incendió porque, supuestamente, un cortocircuito provocó un estallido que destruyó las mangueras de tres garrafas que estaban conectadas al motor del vehículo. El gas escapó sin control y avivó el fuego. Producto de ese accidente, cuatro personas sufrieron quemaduras de primer y segundo grado y todavía se recuperan en el Hospital de Clínicas y en un centro de Cotahuma.

Según Villarroel, en ese incidente se cometió el delito de afectar la integridad de los pasajeros, por lo que el Ministerio Público debe iniciar un proceso.

Sixto Sandy, secretario de Relaciones de la Confederación de Choferes de Bolivia, también remarcó que no existe una prohibición para la circulación de esos motorizados.

Explicó que la eliminación del uso de GLP en los motorizados está condicionado a que Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) inicie la conversión en la matriz energética, para lo cual ya existe un fondo.

Precisamente, el 2 de julio de 2008, el Gobierno aprobó el Decreto Supremo 29629, que en su artículo 9 crea el Aporte al Fondo de Conversión (AFC), que es descontado a las empresas. Ese descuento, según los choferes, es a 22 centavos por metro cúbico comprado de GNV. A la fecha, según dijeron, la recaudación está por el orden de los 24 millones de bolivianos.

El viceministro Kinn afirmó que el monto supera los 30 millones de bolivianos y que no fue utilizado porque es de uso exclusivo para la conversión vehicular.

Para dar solución a la falta de una normativa que prohíba la circulación de vehículos que utilizan GLP, el Viceministro anunció la formación de una comisión, en la que participarán los despachos de Hidrocarburos, Transportes y también Yacimientos.

Se prevé constituir también una segunda comisión que analizará la conversión de los motorizados a GNV. En esa instancia deberán participar las Superintendencias de Transportes y de Hidrocarburos. Empero, el inicio de esos trabajos no tiene fecha.

Cerca del 20% de autos circulan en el país con GLP

Del total de vehículos del transporte público nacional, cerca del 20 por ciento utilizan como fuente de energía las garrafas de gas licuado de petróleo (GLP) y alrededor de 3.500 se encuentran en la ciudad de La Paz.

Así lo explicó el secretario de relaciones de la Confederación de Choferes de Bolivia, Sixto Sandy, quien dijo que una de las probables causas es que ese carburante es más económico que la gasolina y el diésel, y como los precios de los pasajes no suben, pero el costo de vida está en alza, algunos transportistas optan por convertir sus motorizados a GLP para ahorrar.

El secretario ejecutivo de esa misma organización, Franklin Durán, reveló que al menos 3.500 vehículos circulan por las calles paceñas con garrafas de GLP. “Hace años hemos censado a 2.800 autos para ir a la conversión, ahora deben ser 3.500 vehículos”.

El lunes, un micro del sindicato Eduardo Avaroa, que funcionaba con tres garrafas de GLP, se incendió y provocó cuatro heridos con quemaduras de distinta gravedad. La causa aparente fue una chispa en el sistema eléctrico que ocasionó un incendio.

El comandante de la Unidad de Bomberos de La Paz, Édgar Daza, recordó a los choferes que la circulación de vehículos que funcionan con gas licuado de petróleo es un peligro permanente para los usuarios. Además consideró que se constituyen en verdaderas bombas de tiempo, pero Durán rechazó el calificativo .

Sandy advirtió que esa misma situación puede presentarse en una casa y responsabilizó al Gobierno por paralizar la recalificación de garrafas de GLP.

Ambos dirigentes manifestaron su voluntad de efectuar una “conversión masiva” de sus movilidades a gas natural vehicular (GNV), que sí está sujeta a normas de seguridad que precautelan a los usuarios. Dan un plazo de 120 días para que se inicie ese proceso.

Normativas

Decreto Supremo 28380 del 5 de octubre de 2005, aprobado en la gestión del ex presidente Eduardo Rodríguez Veltzé.

Artículo 9. Prohibición de circulación de vehículos a GLP (gas licuado de petróleo). Se prohíbe la circulación de vehículos que utilicen GLP como combustible, debiendo la Policía Nacional, a través de sus organismos operativos correspondientes, proceder a detener los mencionados vehículos, a objeto de efectuar el posterior decomiso y destrucción pública del equipo (kit), en presencia de representantes de la Superintendencia de Hidrocarburos.

Decreto Supremo 29158 del 13 de junio de 2007

Disposición Adicional Segunda. Se modifica el artículo 9 del Decreto Supremo 28380 de 5 de octubre de 2005 con el siguiente texto: Artículo 9. (prohibición de la existencia de talleres de conversión de vehículos al uso de GLP como combustible) Se prohíbe el funcionamiento de talleres de conversión de vehículos al uso de GLP como combustible. debiendo la Policía Nacional, a través de sus organismos operativos correspondientes, proceder al decomiso y destrucción pública de los equipos (kit) y los instrumentos utilizados para dicho propósito, mismos que se efectuarán en presencia del representante del Ministerio Público y de la Superintendencia de Hidrocarburos.

Decreto Supremo 29629 de 2 de julio de 2008

Artículo 9. Se crea el Aporte al Fondo de Conversión (AFC), expresado en Bs/m3, que deberá ser calculado por la Superintendencia de Hidrocarburos.

El plazo para la emisión de la reglamentación mencionada en el presente artículo será de 180 días calendario a partir de la publicación del presente decreto.