20Abril2014

YPFB - PETROLERAS

Un desfase en distribución de combustibles produjo escasez

2009-01-21 07:33:07
Un desfase en la distribución de combustibles en el mercado de La Paz produjo escasez en algunas estaciones de servicio, que no pudieron atender al público, en especial aquellos que consumen gasolina premium.

El lunes pasado algunas estaciones de servicio de la ciudad de La Paz y El Alto no vendían gasolina premium así como diésel, lo que causó malestar en los propietarios de vehículos, quienes tuvieron que peregrinar para conseguir el combustible adecuado.

En Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) aseguran que la provisión de combustibles al mercado nacional es normal y que la escasez o desabastecimiento que se haya producido en días pasados habrían sido provocados por sobre demanda o un desfase en la distribución.

Aclaró que la producción de hidrocarburos está garantizada con la exportación de 30 millones de metros cúbicos días de gas natural al mercado internacional.

Y que el volumen no bajó en los últimos días, que fue corroborado por el ministro de Hidrocarburos y Energía, Saúl Ávalos, de que la venta de gas al mercado local e internacional sólo suman 32 millones de metros cúbicos día.

“Para asegurar la provisión de combustibles en el mercado nacional basta con 30 MMCD de producción”, señalaron fuentes del sector.

PROTESTA

Sin embargo, la gente que tiene una movilidad que consume gasolina premiun o diésel vive en la incertidumbre debido a que no tiene garantía de la provisión en el mercado interno, y que suceda lo que pasó el lunes pasado, en la que estaciones de servicio no tenían ambos combustibles.

Pero en YPFB garantizan la provisión al mercado interno.

La protesta de los propietarios no se dejó esperar, y esperan que las autoridades del sector de hidrocarburos tomen las previsiones correspondientes para evitar se repita ese tipo de falencias del lunes pasado.

ASEGURAN

La disminución en la demanda de gas natural de parte de Brasil provocó preocupación en las autoridades nacionales debido a que la decisión provocaría una baja de ingresos económicos y un posible desfase en la producción de combustibles, como alertaron expertos en el tema energético.

Pero las reuniones que sostuvieron autoridades energéticas de Bolivia con sus pares brasileños y argentinos dieron resultados positivos para el país. Se logró un compromiso de Brasil de aumentar la demanda a 24 MMCD, Argentina subir la compra a 7 MMCD y para Cuiabá el volumen aumentaría a 2 MMCD, sumado a lo que consume el mercado nacional, 5.7 MMCD, la cifra alcanzaría a casi 39 MMCD.

En su momento, el ministro de Planificación del Desarrollo, Carlos Villegas Quiroga, informó que la dotación de Gas Licuado de Petróleo (GLP), gasolina y diesel para el mercado interno se encuentra asegurado toda vez que se ha logrado colocar en los mercados del Brasil y Argentina los 39 millones de metros cúbicos diarios (MMmcd) de gas que se produce en el país.

AMENAZA LATENTE

Para Luís Lema Molina, experto en el tema, la drástica reducción de los volúmenes de exportación de gas natural a Brasil ocasionaría un agudizamiento del desabastecimiento de combustibles en Bolivia.

Lema recordó que la reducción drástica de los volúmenes de gas que compra Brasil a Bolivia de 30 a menos de 20 millones de metros cúbicos diarios de gas, se ha producido en un corto tiempo y eso nos ha tomado desprevenidos. Sólo los mega campos tarijeños de San Alberto y San Antonio producen más del 50 por ciento del petróleo liviano (condensado) que requiere el mercado boliviano y es en esos yacimientos donde se ha reducido la extracción de gas natural.

El especialista hizo notar que en condiciones normales la producción diaria de crudo en Bolivia oscila entre 45 y 47 mil barriles de condensado por días y la reducción de los volúmenes de exportación de gas natural a Brasil suponen una merma en la producción de entre 8 mil y 10 mil barriles de condensado, lo que significa que habrá desabastecimiento de gasolina, diesel y jet fuel en el corto plazo.

El temor nuevamente volvió al país luego de la información que dio Ávalos, que el consumo de gas natural volvió a descender a 32,2 millones de metros cúbicos por día (MCD).

La demanda argentina cayó a 1,2 millones, en tanto que Brasil ya toma los 24 millones comprometidos, el empleo interno está en 5 millones.

Además, a la comercialización de 30,2 millones MCD se incluyen 2 millones que se consumen en el transporte, con lo cual se suman los 32,2 millones MCD.

“Eso es lo que hoy en día podemos entregar a los mercados”, indicó la autoridad. Sin embargo, no informó qué volumen de gas está produciendo el país, asegurando: “Lo que se produce se tiene que vender, se tiene que reinyectar. Y eso es lo que hoy en día tenemos”.

Pero YPFB sale al paso al indicar que con 30 MMCD se puede garantizar el abastecimiento de combustibles en el mercado interno.

El país tiene una capacidad para reinyectar 3 MMCD. En cuanto a la producción diaria, la autoridad no tiene el dato. El último reporte oficial, del 14 de enero, registra una producción de 35,68 millones MCD y se entregaron 34,11 millones para la comercialización.