24Abril2014

Bolivia

Pozos marginales para apoyar la producción de líquidos

Israel Salvatierra/Energy Press - En opinión de Roberto Tapia, experto en reservorios, desarrollar proyectos de recuperación de petróleo en pozos marginales, podría apuntalar la producción de combustibles líquidos en el país, incidiendo en la disminución de gastos estatales realizados por concepto de subvención en la importación de gasolina y diesel.

Yacimientos indica que se espera conformar sociedades con empresas privadas para dar este paso.
La implementación de proyectos de recuperación de petróleo en pozos marginales, sería una medida que podría apuntalar la producción de combustibles líquidos en el país, incidiendo en la disminución de gastos estatales realizados por concepto de subvención en la importación de gasolina y diesel, explicó Roberto Tapia, director del Instituto Virtual del Petróleo.

Según este experto en reservorios, con estas medidas se podría minimizar el impacto en la economía nacional, tomando en cuenta que cada año se estaría pagando un promedio de 300 millones de dólares por la importación de combustibles; “de esos 300 millones, si se invirtieran alrededor de 20 millones de dólares, en este tipo de proyectos, se podría recuperar algo”, indicó Tapia.

DE LOS MÉTODOS DE RECUPERACIÓN EN POZOS MARGINALES

Tapia explicó que los pozos marginales son aquellos que ya han producido un 90 % de sus Reservas Probadas, o que no son considerados económicamente viables por las empresas operadoras. Aclara que el remanente de estos pozos puede extraerse al aplicar métodos que permitan compensar la pérdida de presión sufrida en el pozo, producida por la explotación de la mayor parte del petróleo que otrora contuvo.

En su libro “Introducción a la Teoría y Práctica de la Industria del Petróleo”, Tapia precisa que “mientras un reservorio está en desarrollo, su producción se incrementa, pero una vez concluida la perforación, la declinación es inevitable en la generalidad de los casos, por disminución de la energía del yacimiento”.

En ese marco, el texto de Tapia destaca diferentes Métodos de Recuperación Mejorada, que pueden ser aplicados para compensar la pérdida de presión original del pozo, entre estos, se incluyen el método de inyección de agua, inyección de gas, procesos miscibles y procesos térmicos; además identifica los métodos de Recuperación Artificial, como el bombeo mecánico, bombeo hidráulico y el levantamiento con gas o gas lift.

MÉTODOS DE ESTIMULACIÓN DE UN POZO
El libro también habla de métodos de estimulación de pozos, que son utilizados cuando el pozo tiene buena presión, pero la empresa operadora está interesada en incrementar su caudal de producción. Uno de estos métodos es el de Acidificación, que se realiza generalmente mediante la inyección de ácidos, como el clorhídrico y otro tipo de ácidos orgánicos, utilizados para disolver algunos materiales sólidos que se depositan alrededor del agujero por el cual se explota el pozo y que afectan negativamente su caudal.

Otro método de estimulación descrito por Tapia es el de Fracturamiento Hidráulico, que se aplica cuando el yacimiento es de baja permeabilidad. “Esta operación consiste en romper la formación mediante un líquido inyectado a caudales altos, de manera que no pueda penetrar a través de los poros y se suscite la rotura de la formación. Una vez abierta la formación se continúa bombeando el fluido, pero esta vez se le añade un agente de relleno en la fractura y evita que ésta se cierre”, indica.

¿POR QUÉ NO SE IMPULSA EN BOLIVIA ESTE TIPO DE PROYECTOS?
Según Tapia, una de las condiciones por las cuales las operadoras no se han animado aún a invertir en este tipo de proyectos, es el pago que el Gobierno entrega a las empresas productoras por barril de petróleo. En su criterio, el monto no es rentable.

En ese contexto, considera que un precio más adecuado, estaría alrededor de los 60 dólares por barril, cifra que supera en más de un 100% al precio que actualmente estaría pagando el Estado.

“El Gobierno paga actualmente 27 dólares, pero de ahí se debe descontar las regalías, que son 50 por ciento, quedarían 13.5 dólares; de ahí debe pagarse el transporte, que son 2 dólares, más o menos quedan unos 11 dólares. Entonces, con 11 dólares netos por barril, ningún proyecto es viable, y el problema es que esta disposición es un boomerang que afecta al mismo YPFB y a las empresas subsidiarias de Yacimientos”, aseveró.

“Desgraciadamente Bolivia no tiene mucho petróleo, pero se puede sacar algo, se podría cubrir lo que hace falta para el diesel, pero hace falta buenos proyectos de ingeniería y que paguen un precio adecuado, ninguna empresa va a querer hacer un proyecto para perder dinero, ni el Estado mismo”, sostuvo Tapia.

Por su parte Juan José Sosa, vicepresidente de Fiscalización y Contratos de YPFB, indicó que el tema de la reactivación de pozos marginales no implica volúmenes mayores de producción, por lo que la estatal petrolera estaría apostando por los trabajos exploratorios que se están realizando actualmente y por el desarrollo de los campos ya existentes, “fundamentalmente de los megacampos que nos permiten incrementar la producción, tanto de líquidos como de gas de manera rápida”.

Bajo esa óptica, remarcó que sí existen áreas que pueden ser sometidas a una recuperación secundaria, pero que YPFB espera conformar asociaciones con empresas privadas para concretar esa labor.

“Tenemos áreas que están en algunos campos, que son para recuperación secundaria, están el campo Sanandita, Camatindi, Villamontes, que están ahí para cualquier empresa que quiera participar en ese tipo de trabajo”, indicó.

RECUPERACIÓN MEJORADA
Consiste básicamente en agregar energía o presión a un yacimiento mediante la inyección de agua o gas. Este proceso se conoce también como recuperación secundaria.

Inyección de Agua

Es el más utilizado. Consiste en la inyección de agua en los pozos marginales , de manera que el frete de agua vaya avanzando y contribuya a la formación de un frente de petróleo que se dirige a los pozos productores.

Inyección de Gas
Cuando baja la presión, como consecuencia de la extracción, se inicia la formación de un casquete de gas, punto que se denomina presión de saturación o presión de burbuja. Entonces se inyecta gas para mantener la presión por encima de ese punto con la finalidad de obtener una máxima recuperación.

Procesos Miscibles
Mediante este método se inyectan fluidos como hexano, gasolina, butano o propano, entre otros, que disuelven el petróleo remanente, logrando su movilidad.

Procesos Térmicos
“Tienen lugar cuando se logra modificar la temperatura del yacimiento, con el fin de disminuir la viscosidad del petróleo. Básicamente mediante la inyección de vapor y la combustión interna”.