21Abril2014

Minería y Siderúrgia

Oro: Cooperativistas prefieren pagar impuestos en Perú

Trasladan oro de contrabando. Denuncian que en el país no hay un control de la comercialización y de la exportación del oro, y si existe es superficial.

Cooperativistas mineros que explotan oro en Bolivia, prefieren pagar impuestos (alicuotas) al Perú, llevando el mineral de contrabando, que el miércoles alcanzó su máximo histórico, al alcanzar a $us 1.241 la onza troy.

El secretario general de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia, César Lugo Rodas, denunció que en Bolivia no existe un control de la comercialización y de la exportación del oro, y que si existe algún grado éste es superficial en oro, plata y piedras preciosas que se van hacia el Perú, Chile y Brasil.

“Un sinnúmero de mineros que extraen el oro de los ríos y de yacimientos se trasladan hacia Perú, Chile o Brasil por el pago rápido, dejando entre 1 y 2 puntos de alicuota”, precisó.

El dirigente destacó la falta de pago de impuestos de minerales por el carácter fácil de transporte, asimismo lamentó que no se verifican los minerales complejos que salen como zinc, plomo y plata y que no se cuenta con un referente verificador de la verdadera declaración de leyes de la empresa.

El trabajador minero destacó que grandes transnacionales trabajaron en su peor momento, cuando llegó a 240 y 260 dólares la onza troy, pero que los últimos años rompe constantemente su récord llegando a más de 1.200 la onza, “lo que significaría que existe un buen pago por la explotación, pero que no se ve en las arcas del Estado por el contrabando en incumplimiento a la Ley”, reclamó.

Hasta la fecha no existe control de este problema, aunque se dio respuestas en sentido de que este problema debiera resolver la nueva Constitución Política del Estado.

“Una vez aprobada la CPE ahora nos dicen que será la nueva Ley Minera la que regule y garantice el control de la fuga del oro. Lo lamentable es que ni siquiera se está discutiendo la tan mentada Ley”, lamentó.

El viceministro de Cooperativas Mineras, Isaac Meneses, aseveró que el problema de la fuga de divisa por la venta del oro se resolverá a traves de la Ley Minera, parámetro que saldrá de propia voz de los trabajadores mineros. “Ellos dirán: Esto estamos dispuestos a dar como regalía”, todo sobre lo establecido como parámetro, afirmó el Viceministro.

Recordó que el problema de contrabando es que antes teníamos una alicuota para el oro de siete puntos y el contrabando creció a raíz de eso, ya que en los países vecinos como Perú y Chile no llegaban entre 1 y 2 de alicuota y que al pagar 7 puntos creció el comercio ilegal. Ahora en Bolivia se llegó a rebajar para los trabajos en carácter artesanal de la producción del oro esta en 2 y 1,5.

“Por la facilidad de la manipulación del oro existe la facilidad de manejar, trasladar y hacer difícil la tarea de control y fiscalización por falta de personal y tener una normativa que beneficie al minero y también al Estado boliviano,” precisó.

Anunció que el Gobierno está trabajando especialmente el tema del medio ambiente, el tema de las regalías, la comercialización del oro que de alguna manera hasta el momento hay dificultades por la complejidad de solución.

Las regalías cayeron en 12,26 por ciento en comparación con el 2008. Los departamentos productores recibieron 82,61 millones de dólares, monto inferior en 11,53 millones que la recaudación de la gestión precedente.

De los seis departamentos que producen minerales, sólo Chuquisaca incrementó sus ingresos, de 83.189 a 132.866 dólares. El resto bajaron, de acuerdo con el informe estadístico del Ministerio de Minería.

Las regalías mineras de Cochabamba disminuyeron de 827.572 a 369.729 dólares. En el caso de La Paz el descenso fue de 5,45 a 3,79 millones de dólares, Santa Cruz de 4,77 a 3,43 millones, Potosí de 64,44 a 62,81 millones y Oruro de 18,56 a 12,06 millones, fue el departamento más afectado.

Explotación del mineral


Tipuani, una ciudad de 10.000 habitantes ubicada a unos 300 kilómetros al Norte de La Paz. Muchos la llaman la “capital del oro”.

“Tipuani es uno de los mayores centros auríferos de Bolivia. Produce un promedio de seis toneladas de oro por año. Otro tanto se va de contrabando a países limítrofes”, advirtió a BBC Mundo Hernán Fernández, titular de la cooperativa minera local.

Aquí la extracción de oro está a cargo de cooperativas que se autogestionan, es decir, que los propios mineros compran la maquinaria y los insumos, sin recibir ayuda alguna del Estado.

Los trabajadores sólo se quedan con el metal que sobra tras pagar los costos operativos y las deudas adquiridas para mantener activos los yacimientos. Generalmente es muy poco.

Según explicó a BBC Mundo Roberto Pancorbo, director de Minería de la Prefectura de La Paz, a la que pertenece el municipio de Tipuani, en Bolivia hay unos 65.000 mineros cooperativistas, en contraste con los sólo 4.000 del Estado.

Fernández, el líder cooperativista de la ciudad, nos llevó a conocer tres minas situadas en el Norte del municipio: San Juanito, Santa Clara y Chima. Las tres tienen como denominador común el hecho de que han generado más tragedias que abundancia.

Los mineros venden su oro a un precio inferior al valor que tiene en el mercado.

Como no existe un banco estatal que compre el oro, los cooperativistas deben venderle su producción a “rescatadores” (o comercializadores) privados.

Los mineros suelen ignorar el precio internacional del metal precioso y, como consecuencia, venden su producción por un precio menor al del mercado.

“Apenas subsistimos con lo poco que recibimos. Por eso vivimos precariamente, sin agua potable, salud y buena educación”, afirmó a BBC Mundo la pesadora Rocío Burgoa Fernández.