17Abril2014

Gobierno y Relacionamiento

Tres mil chaqueños marchan hoy exigiendo empleos en Planta Separadora del Chaco

El miércoles 26 de octubre de 2011, los ejecutivos de la estatal YPFB y la española Técnicas Reunidas firmaron en Yacuiba el contrato para la construcción de la Planta Separadora de Líquidos de Gran Chaco, que a partir de 2014 podría generar mil millones de dólares por año. Sin prever los retrasos hasta ahora surgidos en su arranque, la situación pone en duda el término dentro del plazo establecido.

En ese entonces, el gerente nacional de Plantas de Separación de Líquidos, Gerson Rojas, anunció importantes ingresos para el país una vez que funcione la factoría. “Esas divisas van a generar mil millones de dólares por año”, aseveró y dijo que para su construcción necesitarán al menos tres mil obreros. Sin embargo, la planta ha sufrido retrasos por el bloqueo de la Asamblea del Pueblo Guaraní y ahora tres mil trabajadores desocupados anuncian una masiva marcha debido a que no se contrató a obreros de la región.

Los sindicatos afiliados a la Central Obrera Regional de Yacuiba, la Federación de Desocupados, profesionales y las organizaciones femeninas, exigirán hoy en una marcha realizada en Yacuiba que la empresa española Técnicas Reunidas y Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) cumplan con un acuerdo que los obliga a la contratación de recursos humanos y logísticos de la región para la construcción y puesta en marcha de la Planta Separadora de Líquidos del Gran Chaco (PSCH).

Según el presidente del Comité Defensores del Chaco, Miguel Justiniano, la principal razón de la marcha se debe a que Técnicas Reunidas (TR), empresa adjudicada para la construcción de la Planta Separadora de Líquidos del Gran Chaco, no respetó los acuerdos suscritos con organizaciones de trabajadores de los tres municipios de la provincia (Yacuiba, Caraparí y Villa Montes). “Técnicas Reunidas se comprometió en contratar personal de la región, y no así de otros departamentos”, dijo.

TR no habría respetado este acuerdo adjudicando mano de obra y servicios a prestadores del departamento de Santa Cruz, dejando de lado las ofertas de Tarija que, según el acuerdo que también es avalado por YPFB, debe priorizar la adjudicación a empresas locales.

Justiniano denunció también que esta empresa habría rubricado contratos de 1.000 a 1.600 bolivianos, salarios bajos que habrían impedido que un obrero local quiera acceder a trabajar en los proyectos que adjudica TR en la construcción de la Planta Separadora de Líquidos.

Por su parte, el secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores del Chaco, Román Zelaya, exige a las autoridades de YPFB solucionar a la brevedad posible el problema con la Asamblea del Pueblo Guaraní (APG) en conflicto por la Planta Separadora, para concluir con la obra y así poner en marcha su funcionamiento, que generará nuevas fuentes de empleo en la región, si se cumple el acuerdo. “Serán alrededor de tres mil personas las que van a estar manifestándose y luego creo que va a haber una cabildo en la plaza, para que de una vez por todas las autoridades a nivel nacional tomen conciencia y la Planta Separadora de Líquidos empiece a arrancar y pueda generar empleos para los hermanos yacuibeños”, manifestó.

Las grandes expectativas
Se prevé que la planta será la tercera más grande de Latinoamérica y la primera de su tipo en Bolivia; producirá 2.037 toneladas métricas día (TMD) de gas licuado, 2.087 barriles por día (BPD) de gasolina natural y adicionalmente procesará 2.030 TMD de etano, que es el principal elemento para el proceso de industrialización de los hidrocarburos y 1.054 BPD de isopentano, según información de YPFB.

El presidente Evo Morales destacó la importancia del proyecto para el desarrollo del Chaco tarijeño. “Quiero pedir a las autoridades departamentales, municipales y de los movimientos sociales, su permanente acompañamiento, porque esta región se va a convertir en una zona industrial”, dijo.

“Lo mejor será que Tarija sea socia de YPFB”

El vicepresidente del Comité Cívico Departamental, Mario Cavero, puso el dedo en la llaga y lanzó sus sospechas a autoridades del Gobierno por los retrasos persistentes en la construcción de las Plantas Separadoras de Licuables del Gran Chaco y de Río Grande, esta última en Santa Cruz.

La PSCH costará, al menos, 600 millones de dólares y su ejecución sufre retrasos inexplicables que, según Cavero, sólo beneficiará a Refinor, una refinadora que tiene instalaciones en Campo Durán, en la provincia argentina de Salta. Refinor, casualmente, es una sociedad integrada por las petroleras argentinas Perez Companc y Pluspetrol y la hispana-argentina Repsol YPF. La viabilidad económica de la empresa pasa porque le siga llegando a sus instalaciones gas húmedo, rico en licuables, y no gas seco.

Repsol YPF firmó, en marzo de 2011, un acuerdo secreto con la APG Itika Guasu, en virtud al que se ha constituido un fideicomiso de 14,8 millones de dólares administrados por el Banco do Brasil, y que reporta ingresos de unos 140 mil dólares mensuales a sus dirigentes en el Chaco boliviano.

Cavero señaló que, al parecer, habría alguien en el Gobierno que le hace un “grueso favor al vecino país de la Argentina”, que sería el único beneficiario del retraso en el funcionamiento de la Planta Separadora de Líquidos del Chaco, ya que los licuables seguirán yendo a Refinor, dueña de la Planta Campo Durán de ese país.

Según el dirigente cívico, una situación similar se estaría viviendo con la Planta de Río Grande (PRG) que también está paralizada por mucho tiempo, pero que en ese caso se estaría beneficiando a Brasil ya que los licuables van a ese país con un precio mínimo, ya que YPFB apenas recupera entre 100 y 180 millones de dólares anuales, lo que en el mercado tiene un valor cercano a los 1.000 millones de dólares anuales.

El País consultó ayer a tres autoridades sobre la declaración de Cavero, de un posible boicot de alguien del Gobierno. El diputado Wilman Cardozo señaló que investigará al respecto, el diputado Luis Alfaro, calificó las declaraciones de irresponsable y Miguel Justiniano, presidente del Comité Defensores del Chaco, propone que para que no existan estos problemas Tarija sea socia de YPFB en este proyecto.

Justiniano manifestó que son varios los factores que provocan los retrasos en la construcción de la Planta Separadora de Líquidos, entre los que se tiene el conflicto con la APG, situación que debería solucionar el Ministerio de Hidrocarburos de manera inmediata. “Otro factor es que se contrata a una empresa y ésta subcontrata a otra por un precio menor para que realice los trabajos”, reveló.

Se tenía previsto que trabajen 3.500 obreros

El director de Negocios del Upstream de Técnicas Reunidas, José Luis Gutiérrez, aseguró que la construcción de la planta de Madrejones moverá entre 3.000 y 3.500 trabajadores entre técnicos, especialistas y obreros, además, dijo que Técnicas Reunidas subcontratará a empresas bolivianas.

Sin duda, seguirá operando con las nacionales como Bolinter y Kayser que en la actualidad ya están prestando servicios en el campo Margarita. Con la certeza de que no se realizará un trabajo por etapas, Gutiérrez dijo: “Vamos a hacer un trabajo simultáneo” y “a toda velocidad, porque tenemos poco tiempo.El trabajo se iniciará en noviembre”.