17Abril2014

Gobierno y Relacionamiento

Chile maneja doble discurso en conflicto de autos usados

2008-12-21 07:17:14
MOVIMIENTO | El transporte de carga de exportación e importación, en especial de vehículos, desde y a Bolivia es prácticamente el motor económico de regiones como Iquique y Arica
.

El decreto supremo que el Gobierno de Evo Morales acaba de aprobar prohibiendo la importación de vehículos usados livianos de más de cinco años de antigüedad y vehículos pesados de más de siete años, ha puesto en jaque al Poder Ejecutivo chileno que ha reaccionado defendiendo un negocio que dentro de su país está prohibido, pero que tiene un fuerte impacto en el puerto y zona franca de Iquique y en Arica, en el norte.

Varios países del continente sudamericano prohíben la importación de vehículos usados y otros ponen trabas para desincentivar el ingreso. Sólo Bolivia, hasta hace algunos días, permitía la entrada irrestricta de este tipo de motorizados lo que provocó la saturación del parque automotor, en gran medida una mayor contaminación y una alta demanda de combustible.

En el caso de Chile, el país de donde Bolivia interna los vehículos usados a través de la Zona Franca de Iquique (Zofri), la importación de vehículos usados está prohibida desde 1979, con la sola excepción de los internados bajo el régimen de zona franca y que sólo pueden circular en la I Región para luego salir hacia el país.

Reacción

A pesar que Chile mantiene esa restricción al comercio de vehículos usados, se ha generado una ola de críticas en ese país contra la decisión de Bolivia. Algunos diputados incluso propusieron no permitir que otra carga boliviana, de importación o exportación, pase por los puertos chilenos y otros incluso quieren que el avance logrado entre ambos países para el cumplimiento de acuerdos comerciales, como la habilitación de libre tránsito para productos bolivianos en un puerto de Iquique, quede paralizado.

La reacción, sin embargo, no es para menos. En Iquique la influencia es fuerte. Zofri tiene vida gracias a la cantidad movimiento de importación que generan los compradores bolivianos.

Según datos de esta zona franca de 2007, del total de las ventas que realiza al extranjero, el 54 por ciento son para Bolivia, país que ha aumentado el monto de sus compras significativamente entre 2005 y 2006 de 414 millones de dólares a 606 millones.

El comercio de vehículos usados, que tendrán como destino último Bolivia, es el mayor en la zona franca.

Otros países

Brasil no acepta automotores en ninguna zona de su territorio.

Argentina estableció en 2000 la prohibición para la importación de vehículos usados contemplando como excepción los automotores, como ambulancias, adquiridos a título gratuito mediante donación.

En Perú existe una normativa para la internación de coches usados con varios requisitos a ser cumplidos, aunque no existen talleres autorizados para transformación. Aunque existen este tipo de vehículos en circulación también hay restricciones de año de antigüedad de la unidad.

Paraguay permite la importación, pero al ser socio pleno del Mercosur está obligado a eliminar en forma gradual la internación de vehículos usados en un plazo.

Ventas de Zofri subieron 31%

El gerente general de Zofri SA, Eugenio Cortés, indicó a Los Tiempos que “durante el período enero a noviembre del 2008, las ventas de vehículos usados a Bolivia alcanzaron las 94.457 unidades, registrando un aumento de 31 por ciento respecto al mismo período del año anterior, ya que el 2007, las ventas de vehículos usados al mismo país alcanzaron las 72.192 unidades”. Cortés agregó que las ventas de vehículos usados a Bolivia en 2007 totalizaron 80.337 unidades.

Cabe destacar, que en 2008 el 70 por ciento de los 140 mil autos usados que vendió Zofri tenía por destino Bolivia.

“El presidente del directorio de Zofri SA, Felipe Pérez, se está contactando a niveles diplomáticos, tanto en Chile como en Bolivia, pero entendemos que estas son determinaciones soberanas del país vecino”, finalizó Cortés.

Ventana

“El Marketing Sensorial para fidelizar clientes”

El Marketing Sensorial es un instrumento que pretende fidelizar a los clientes a través de un proceso de diferenciación y valor añadido en la oferta de productos y servicios.

Se desarrolla en la vinculación de los cinco sentidos humanos y los sentimientos y emociones que estos brindan instantáneamente al consumir un producto o servicio, los cuales dan como resultado momentos de verdad, momentos en los que empresa – marca –producto – servicio – cliente se atraen y producen experiencias significativas en el cliente, las cuales se graban en el subconsciente y facilitan la posterior relación comercial.

Dentro este ámbito, el marketing ha evolucionado de manera radical. El cliente al momento de seleccionar un producto o servicio deja en un segundo plano la relación de costo-beneficio y se deja llevar por las experiencias que el subconsciente guarda acerca de un determinado producto o servicio.

En la actualidad las grandes compañías aplican estrategias enfocadas en el aroma de marca, buscan olores característicos y únicos que vinculen e identifiquen a sus marcas, provocando estímulos de atracción en el punto de venta.

Las investigaciones demuestran que el Marketing Sensorial es absolutamente efectivo para influenciar en la percepción de marca y las decisiones de compra; la mente humana recuerda el 1 por ciento de lo que toca, 2 por ciento de lo que escucha, 5 por ciento de lo que ve, 15 por ciento de lo que degusta y el 35 por ciento de lo que olfatea. En general, los estudios muestran que más de dos tercios de los consumidores indican que el Marketing Sensorial tiene una influencia determinante en la elección de marcas y productos, es por eso que las nuevas tendencias de las grandes empresas se encaminan en la generación de estímulos de reconocimiento olfativos para atraer a los clientes.

En resumen, es importante que las compañías analicen, seduzcan y conquisten las emociones y sentimientos de los clientes, creando experiencias tangibles que transmitan recuerdos positivos que eleven el conocimiento, los valores de marca y realcen los beneficios al consumidor.

Harold Rolando Tórrez Especialista en Gestión Empresarial