18Abril2014

Bolivia

Bolivia obtiene $us 9.494 millones en el primer quinquenio de la Nacionalización

El Alto, 1 may (AN-YPFB).- El proceso de Nacionalización de los Hidrocarburos, iniciado hace cinco años por decisión del Presidente Evo Morales Ayma, ha generado para Bolivia $us 9.494 millones, los mayores ingresos de toda su historia económica.

“En cinco años los trabajadores petroleros, mediante nuestra empresa aportaron al Estado $us 9.494 millones. En cinco años anteriores cuánto la empresa residual había aportado al Estado boliviano y (Carlos Villegas) me demuestra con datos que había aportado del 2001 al 2005, sólo $us 1.454 millones. En cinco años de nuestra gestión, el aporte es de $us 9.494 millones. Esto es la Nacionalización (…) Quienes afirman que no Hay Nacionalización se equivocan”, destacó el Presidente Morales.

La afirmación fue realizada este domingo 1 de Mayo fecha en el que se recuerda el día del trabajador en la Planta Senkata de YPFB, en un acto al que asistieron centenares de trabajadores petroleros.

La bonanza ha impulsado el desarrollo social y económico al beneficiar a más de nueve millones de habitantes a través del Tesoro General del Estado (TGE), gobernaciones, municipios y el sistema universitario público.

La nacionalización de los hidrocarburos beneficia al pueblo boliviano y consolida el control absoluto de la cadena de producción nacional, el excedente económico de los hidrocarburos y el fortalecimiento de YPFB como la primera Corporación nacional que sustenta la economía del país.

“Cinco años antes de la Nacionalización en el momento de la privatización y la capitalización cuando las empresas privadas se quedaban con la mayor parte del excedente económico, sólo el Estado percibió $us 1.454 millones. Con la Nacionalización el Estado boliviano estos cinco años se benefició con $us 9.494 millones”, afirmó Carlos Villegas, presidente ejecutivo de la estatal petrolera.

La renta petrolera obtenida entre 2006 a 2010, bajo administración de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos Corporación, como brazo operativo de la Nacionalización, es superior en 470 por ciento, a los cinco años precedentes de privatización y capitalización de la industria petrolera boliviana.

Durante la etapa neoliberal, con la vigencia  de la antigua Ley de Hidrocarburos Nº 1689 que avaló la capitalización y/o privatización de la industria petrolera boliviana que redujo a YPFB a condición “residual” al transferir su patrimonio al sector privado y defenestrar todas sus capacidades operativas, los ingresos para el Estado apenas alcanzaban a $us 1.665 millones, garantizando para el sector privado transnacional una mayor participación, dentro de un esquema que, además, otorgaba a dichas empresas la propiedad sobre los recursos naturales.

Las divisas obtenidas en todo el proceso de la Nacionalización superan en más de cinco veces las ganancias del período de privatización neoliberal. Además el 45% de las exportaciones de Bolivia está representado por el sector hidrocarburos con una participación del 6% en el Producto Interno Bruto (PIB).

Los ingresos generados por la actividad de hidrocarburos, entre 2006 a 2010 asciende a $us 8.207 millones, monto superior en 464% respecto a los recursos obtenidos en los cinco años anteriores precedentes a la Nacionalización cuando se contabilizó $us 1.454 millones.

La generación de ingresos por la comercialización de hidrocarburos tocó fondo al obtener un mínimo de $us 136 millones en 1998 hasta ascender progresivamente y alcanzar un máximo en el quinto año de aplicación de la Nacionalización.

Con la reforma estructural impulsada por Evo Morales Ayma en el Parlamento, en el año 2005, se aprobó, pese a la oposición del gobierno de turno, la Ley de Hidrocarburos Nº 3058 que introdujo, desde el año 2005, la obligación de pago de 32% por concepto del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) y 18% por Regalías y Participaciones, sumando ambos ítems 50% a favor del Estado.

A esta estructura fiscal, se suman otros impuestos regulares para todas las empresas en Bolivia como son el Impuesto al Valor Agregado (IVA), Impuesto a las Utilidades de las Empresas (IUE), Impuesto a las Transacciones (IT), RC-IVA, Surtax y las Patentes Petroleras que generaron una recaudación de 1.287 millones para el Servicio de Impuestos Nacionales (SIN).

Los ingresos generados por el sector hidrocarburos benefician desde hace más de cinco años, en forma directa, a las nueve Gobernaciones del país, 327 municipios, todo el sistema universitario público y el Tesoro General del Estado, desarrollando una vasta red de cobertura de salud, educación e infraestructura social que mejora la calidad de vida de los bolivianos.

Asimismo, la aplicación de los 43 contratos de operación que Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos suscribió con 16 empresas del sector que operan en el país en octubre de 2006, genera participaciones para la estatal y mayores recursos para el Estado, a diferencia de la escasa asignación de los contratos de riesgo compartido (joint venture) pactados en anteriores gestiones de gobierno.

El ostensible aumento en las recaudaciones tributarias y otras participaciones del sector Hidrocarburos obedece a un eficiente administración del patrimonio del pueblo boliviano, así como al incremento de la demanda de volúmenes de gas natural de Argentina y Brasil, y al ajuste trimestral de los precios de exportación de gas natural que se elevaron en función a la cotización del crudo internacional de referencia (WTI) y a las nuevas reglas establecidas por la Nacionalización.

“Los ingresos que provienen de hidrocarburos se calculan en base a dos elementos son volúmenes y precios. Puede ser que aumenten los precios a nivel internacional pero si no aumentan volúmenes los ingresos no pueden aumentar en forma significativa”, señaló Carlos Villegas, presidente ejecutivo de YPFB Corporación.

El proceso de la Nacionalización también cumple el objetivo de llevar los recursos del sector de hidrocarburos al pueblo beneficiando de manera directa a los sectores más desprotegidos y vulnerables de la sociedad como son los ancianos y niños.

Al realizar un balance de los cinco años de bonanza económica en el país al influjo del proceso de la Nacionalización de los Hidrocarburos, Villegas reflexionó que los excedentes que son distribuidos en el país deben ser empleados en la lucha contra la pobreza, en el marco del paradigma de desarrollo del “Vivir Bien”.