18Abril2014

Bolivia

Exportaciones de hidrocarburos han impulsado el crecimiento económico

2009-12-07 11:28:50
Energy Press / Redacción central - Remarcando que el comercio internacional desempeña un papel determinante en el desarrollo y crecimiento económico de los países, especialmente de las economías pequeñas y abiertas como la boliviana, la Fundación Konrad Adenauer presentó el libro “Comercio y Política Exterior Boliviana. Evaluación de su desempeño y desafíos para el futuro”, asegurando que es menester generar un andamiaje normativo que vigorice la competitividad del sector productivo y exportador nacional.

EXPORTACIONES Y COMPOSICIONEl libro comienza destacando el auge de las exportaciones liderado por los sectores de hidrocarburos y minería boliviana lo que habría permitido una mejora de las cifras de crecimiento y un fortalecimiento de la situación externa y fiscal pero reconoce que “la inflación se aceleró y la inversión se mantuvo baja ante las persistentes tensiones políticas”

El prólogo del libro refiere que en las dos últimas décadas, en Bolivia las reformas económicas han logrado un lento avance en el crecimiento, diversificación y consolidación de mercados para la débil oferta exportable nacional por lo que se hace necesario sustituir la visión que orientó las reformas económicas, y que se resume en el concepto de “ más mercado y menos Estado”, por una visión que apunte a “mercados que funcionen bien y gobierno de mejor calidad”.

En criterio de la Konrad Adenauer esta nueva visión impone la adopción de políticas públicas activas, capaces de superar tanto las fallas del mercado como las del gobierno y también los problemas estructurales (financiamiento, infraestructura, promoción, acuerdos comerciales, etc.) que dificultan el desarrollo del sector exportador boliviano.

“Muchas instituciones internacionales, entre ellas el Banco Mundial, reconocen que la participación del país en el comercio mundial se ha estancado y el gas y los minerales ocupan un lugar cada vez más importante dentro de las exportaciones totales” sostiene.

Asegura que de lo que se trata es de poder romper con la estructura monoproductora de materias primas basadas en minería e hidrocarburos porque genera una cultura rentista que no permite crear un sector industrial generador de empleo que distribuya el ingreso y fomente la inversión.

“El objetivo superior en esta perspectiva, debe ser diversificar la oferta exportable no de los productos básicos sino de los que generan valor agregado incrementado su quantum de exportación y posicionando dichos productos en los mercados a los que está dirigido, ya que el mercado interno es reducido y de baja capacidad de compra”, señala.

En este marco, refiere que las políticas públicas deben tomar en consideración el empoderamiento de las pequeñas y medianas empresas que hacen negocios, para que con visión de exportación diversifiquen su producción, generen valor agregado, trabajen en términos de calidad en su oferta exportable y realicen negocios de largo plazo.

ANDAMIAJE NORMATIVO
Jose Ribero Calvimontes plantea que para un aprovechamiento efectivo de los mercados internacionales es menester generar un andamiaje normativo que vigorice la competitividad del sector productivo y exportador nacional.

“El aumento de precios de los productos de exportación, registrado hasta mediados de 2008, originó niveles excepcionalmente altos del superávit en la cuenta corriente externa y la acumulación de reservas” dice y agrega que las reformas al régimen tributario en los hidrocarburos efectuadas entre 2005-2006 proporcionaron un fortalecimiento adicional de los ingresos fiscales, con lo cual las cuentas del sector público pasaron de déficit a superávit sustanciales.

Destaca que en el 2008, el auge de las exportaciones de hidrocarburos y minerales ha seguido impulsando el crecimiento económico de Bolivia, así como su situación fiscal y externa (ver gráfico 1).

“Las exportaciones bolivianas alcanzaron durante el año 2008 un valor de 6.836 millones de dólares americanos, registrando un crecimiento del 41.84% respecto a 2007, monto record y sin precedentes en la historia comercial de Bolivia”, explica.

Según Ribero Calvimontes del total exportado, las exportaciones de Hidrocarburos a los mercados de Brasil y Argentina representaron aproximadamente 53%; Minerales no tradicionales 25%, siendo sus principales mercados Japón, Bélgica y Corea del Sur; mientras que el 22% restante correspondió a los denominados productos no tradicionales caracterizados por demandar un componente importante de mano de obra (empleo).

Asegura que si bien las exportaciones alcanzaron niveles sin precedentes, fue la escalada de los precios a nivel mundial, principalmente de hidrocarburos, minerales y commodities( materia primas), la responsable de estos altos índices.

“El crecimiento, en términos de volumen de las exportaciones, no fue significativo en las exportaciones tradicionales y menos aún en las exportaciones no tradicionales”, anota Ribero.

MERCADOS ABIERTOS

Finalmente, Ribero plantea que para desarrollar las exportaciones es preciso tener mercados abiertos para la producción nacional y gozar de preferencias comerciales en los mercados de exportación.
Asimismo, recomienda negociar nuevos acuerdos y mejorar y perfeccionar los existentes para diversificar las opciones de nuestro comercio. “Al negociar la apertura de mercados para las exportaciones, es obligatorio tener en cuenta los intereses comerciales del país con un sentido pragmático y equilibrado”.

En este marco, sostiene que el mercado chileno tiene capacidad para absorber una mayor mayor oferta de productos bolivianos y agrega que será muy útil desarrollar conjuntamente, entre el sector público y las entidades del sector productivo exportador, mecanismos de apoyo y fortalecimiento de la gestión empresarial para aprovechar esos mercados en la mejor forma.

El libro concluye afirmando que la crisis económica internacional está afectando las exportaciones bolivianas y que en estas condiciones los acuerdos y tratados comerciales juegan un papel preponderante para contrarrestar las tendencias hacia el proteccionismo, junto con la eliminación de medidas negativas para el comercio exterior como licencias, cupos y otras restricciones.

GARY RODRIGUEZ:

Para Gary Rodriguez, Gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), “no se han hecho bien las cosas, en materia de políticas de comercio exterior”.

“Hoy día carecemos de inversión, tenemos problemas de mercados externos”, dijo al sostener que “esa famosa frase de “queremos socios y no patrones”, lastimosamente ha significado que no tengamos hoy día inversiones en el país y que esas inversiones se hayan ido a otros países, empezando por Venezuela, Argentina, etc”.

Para Rodriguez “2009 es el año de los números rojos, hasta septiembre las exportaciones, según datos del INE han caído en 1.346 millones de dólares, esto significa que hasta fin de año nuestras exportaciones estarán disminuyendo ente 1.800 y 1.900 millones de dólares, esto es un impacto muy fuerte para la economía boliviana que creció al 6.15 en el año 2008 porque las exportaciones crecieron”

“De esta caída de aproximadamente 1.300 millones, casi mil millones corresponden al sector de hidrocarburos, más de 200 millones al sector de minerales y 75 millones al sector no tradicional; esto, producto de la crisis, de la baja de precios, la pérdida de mercados y la disminución de volúmenes de exportación y al final del día esto se traduce en menos empleos, menos disponibilidad de impuestos y por supuesto baja en inversión y baja en el gasto público”.

SUSANNE KASS

Susanne Kass, re-presentante en Bolivia de la Fundación Konrad Adenauer, explicó a Energy Press que “el sector de hidrocarburos tiene un papel de muy alta importancia para el comercio exterior boliviano y eso lo deja también muy vulnerable porque depende de factores externos como los precios de materias primas en el mercado mundial”.

Agregó que “la observación que nosotros realizamos es que Bolivia tiene que ampliar más sus productos de exportación para no depender del precio en un solo sector, que es el de hidrocarburos”.

“Todos sabemos que Bolivia ha vivido un boom en los últimos años que también dependía de los precios muy altos de los recursos naturales en los mercados mundiales, pero creo que ya, sabemos todos que los precios del gas y también los productos de minería están cayendo y dos tercios de las exportaciones de Bolivia se basan sólo en estos dos sectores, minerías e hidrocarburos, entonces creo que hay que ser cautelosos por que un cambio de los precios del mercado mundial puede golpear muy duro a Bolivia”, subrrayó Kass.

En criterio de la representante de la Konrad Adenauer, Bolivia debería preocuparse por ampliar la paleta de productos de exportación para no depender tanto de sólo dos sectores económicos.